Covid-19 | El hospital Vidal de Corrientes activó el protocolo ante un caso confirmado en una médica

Salud - 29/03/2020

La profesional fue puesta en cuarentena. También trabaja en Chaco.

 

La directora y otra médica del hospital Perrando de Resistencia se contagiaron con coronavirus. Con estos dos casos ya son 12 los trabajadores de ese centro de salud in­fectados con el Covid-19. Nancy Trejo, de 61 años, directora del hospital, estaba aisla­da en su domicilio y había sido hisopada al haber tenido síntomas. La confirmación del Malbrán, con el resultado positivo, llegó en la noche del viernes.

 


En el Perrando ya había 10 profesionales de la salud contagiados, entre ellos 6 médi­cos, 1 bioquímica, 2 enfermeras y 1 adminis­trativo del área de Estadísticas. “En el hos­pital hemos tomado precauciones y seguido las normas de bioseguridad; no he tenido contacto estrecho con algún caso conocido anterior, y sí manteniendo trato directo con los otros profesionales que hoy están enfer­mos”, dijo la profesional.

 

Una médica que se des­empeña en el hospital Vidal dio positivo de coronavi­rus, por lo que el centro de salud activó el protocolo pertinente. La profesional, que presta servicios en un área sensible, donde se deriva a pacientes compli­cados, también trabaja en el Perrando, en Resisten­cia, donde se registraron más de 60 contagios que corresponden al territorio chaqueño. Al igual que la afectada, el personal que mantuvo contacto con ella también fue aislado.

 

El avance de la enferme­dad en Chaco -una de las provincias con más conta­gios- puso en alerta a Co­rrientes, máxime después de los seis casos que fueron confirmados el viernes, tra­tándose en su totalidad de trabajadores de la salud que prestan servicios en Chaco, principalmente en el noso­comio mencionado. Están aislados, en cuarentena y se encuentran bien clínica­mente, informaron oficial­mente.

 

La médica -oriunda de Corrientes- se desempeñó en ambos lados del Paraná, no presentaba los síntomas característicos de la enfer­medad, según informaron a este medio, aunque por precaución se le practicó el hisopado.

 

El viernes se tuvieron los resultados que arrojaron positivo para coronavirus. Otras siete personas que mantuvieron contacto di­recto con ella también fue­ron aisladas, y debido a la posibilidad de contagio se activó el protocolo en sie­te barrios diferentes de la ciudad, para controlar a sus familias.

 

Ante esto y para evitar el riesgo al que podría exponerse a la población local, el gobernador Gus­tavo Valdés ordenó que las personas que viven en Corrientes y trabajan en el área de salud de Chaco deban cumplir la misma exigencia de quienes regre­san del extranjero, es decir, aislamiento total obligato­rio.

 

Para el aislamiento del personal de salud se dis­puso el hotel Confianza, ubicado en el centro de la ciudad, en la calle Mendo­za. Allí deberán permane­cer aislados mientras están en Corrientes, es decir que podrán ir a trabajar al Cha­co -si están en condiciones de hacerlo-, pero al regresar no podrán dirigirse a sus domicilios particulares ni a ningún otro lugar que no sea ese hotel.

 

La medida generó polé­mica del otro lado del río, puesto que incluye a todos los profesionales, presen­ten o no síntomas caracte­rísticos del Covid-19.

 

Por ello aducen -además- que se restringe la libre cir­culación.

 

Sin embargo, para la Pro­vincia es primordial reducir las posibilidades de conta­gio de la población local, y asegura que no se dará mar­cha atrás a la disposición. En Chaco recurrieron a la Justicia.