Corrientes: Hermanos denuncian golpiza y tortura en comisaría de Paso de los Libres

Interior - 12/02/2020

Dos jóvenes hermanos denuncian haber sido sometidos a una golpiza y tortura con la utilización de picana eléctrica durante su detención en una comisaría de la ciudad correntina de Paso de los Libres

Los hechos ha sido denunciados ante la justicia y el Comité contra la Tortura y puestos en conocimiento de momarandu.com. La pesadilla de los hermanos Ramón Alberto y Orlando Armando Alves Rubín ,trabajadores por cuenta propia, comenzó ,según su relato, el domingo 2 de febrero cuando fueron violentamente sacados de su domicilio por una patrulla policial, sin orden judicial de allanamiento.

“Eran 12 o 13 policías que vivieron en dos vehículos que ingresaron alrededor de las 21.30 a la casa donde nos encontrábamos con dos niños y nuestro padre enfermo, sin orden judicial, insultando, amenazando y golpeando”, declararon.

 

El relato continúa con lo que sucedió en el interior de la comisaría Primera, en la calle Madariaga y Los 108 de la ciudad de Paso de los Libres. donde recibieron una brutal golpiza y vejámenes con el paso de electricidad por el cuerpo.

 


Ramón Alberto declaró que lo golpearon insistentemente, que le pasaron descargas eléctricaa en el glúteo derecho luego de que lo mojaran con agua, y que lo sometieron a simulacro de ahogamiento”.

 

“Fui picaneado”- dijo a la justicia y contó que una mujer policía grababa desde un celular y mientras lo hacía arengaba a sus compañeros para que no dejaran de torturar.

 

“Pude ver los flashes de un celular, con el que se tomaba fotos o se filmaba. Lo tenía una mujer policía que además arengaba a sus compañeros. Sufrí ahorcamiento manual. Después perdí el conocimiento y reaccioné ya dentro de una celda con otras personas”.

 

Un médico constató posteriormente  que tenía hematomas y equimosis en la cabeza y en la raiz de la nariz, dolor esternal, dolor a la flexión en articulación de la muñeca derecha, hematomas y escoriaciones en brazos y miembros inferiores y quemadura en glúteo.

 

En tanto su hermano Orlando Armando presenta rotura del tabique nasal y acusa a varios uniformados, que se turnaban para pegarle. “Me golpearon,  me insultaron , me mojaron con agua. Eran varios y se turnaban para pegarme. Estaba aturdido por los golpes detrás de la oreja. Me tomaron de los pelos y me arrastraron. Una mujer policía fotografiaba. Me dijo: posá para el médico”, describió.

 

Ambos fueron dejados en libertad sin explicaciones el lunes 3 y el martes presentaron la denuncia ante la Fiscalía de Instrucción, Comercial y de Menores 2 de Libres y ante Alejandra Mumbach, representante del Comité de Evaluación del Seguimiento y Aplicación de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de Corrientes.

 

Miembros del Comité contra la Tortura les preguntaron si podían identificar a los policías. Uno es de apellido Gómez y la que filmaba y fotografíaba Estela Giménez, respondieron. Además escucharon que nombraban a otro como Solán y aseguran que podrían reconocer a todos en fotos. Todavía no se conocen más detalles como de qué fueron acusados y por qué ellos