Cocina Correntina

Red de Cocineros del Iberá exhibieron lo mejor de los sabores correntinos

Info General - 20/08/2019

“La clase estuvo llenísima; había tanta gente, que muchos tuvieron que sentarse en el piso porque no alcanzaron las sillas. Nuestra comida fue uno de los atractivos principales de la Feria Masticar”, aseguró Gisela Medina, cocinera y coordinadora de la Red.

 


Tras una participación destacada el sábado pasado, con una clase magistral de la cual participaron Valentina Lator, de Caá Catí, y Reina Sandoval, de Concepción, además de la cocinera y artesana de Ituzaingó Rosa Ferreyra, los platos típicos de nuestro suelo volvieron a dejar su impronta en los paladares de cocineros y gastronómicos de todo el país.

 


“Hubo una muy buena sintonía de intercambio y de vínculo con Gonzalo Alderete, un reconocido cocinero de Buenos Aires que se dedica a hacer comida casera en sus restaurantes. Ese lazo hizo que la clase fuera increíble, y además luego invitó a las cocineras correntinas a degustar sus platos en su local, empanadas riquísimas. Quedó abierto el vínculo, y también la invitación para que cocineros de la Red puedan ir a preparar algunas comidas nuestras en sus negocios algunas veces”, explicó Medina.

 


En relación a la feria, una de las primeras en arribar al predio fue Rosa Ferreyra desde Ituzaingó, quien  recibió en su puesto la visita sorpresa de Juliana Awada. La primera dama eligió utensilios de cocina fabricados por Rosa y su marido, tallados en madera, y no dudó en tomarse con ella algunas fotografías.

 


“Llegamos el viernes al predio para organizar todo, y nos recordaron sobre la restricción de utilizar fuego durante la clase magistral, dentro de las medidas de seguridad. Así, tuvimos que buscar la manera de cocinar nuestro mbaipy, el plato típico nuestro, que serviríamos para la degustación.

 

Tuvimos mucha ayuda. Narda Lepes estaba trabajando con leña en una parrilla cercana y nos prestó su fuego. Y un chef correntino –llamado Julián– que integra el equipo de Germán Maritegui nos prestó una olla de hierro. Doña Reina fue la cocinera designada para ese plato, y lució su arte y nuestros sabores. Todo salió muy bien”, evaluó Medina.A su turno, Valentina Lator tuvo la oportunidad de intercambiar recetas con cocineros renombrados del país y de preparar el pastel de mandió con carne de búfalo que representó a Caá Catí.

 

“Es una receta de la gastronomía regional, muy usado en la cocina paraguaya. Nos permitió unificar los ingredientes nuestros, como la harina de maíz y la mandioca”, recordó.
Desde Corrientes, los cocineros viajaron con 10 kilos de mandioca de un productor de Mburucuyá, 10 kilos de maíz también elaborados de manera artesanal en la región, además de dulces de andaí, de mamón, miel de caña y almidón casero. “Muchos productos fueron para la clase, y otros se convidaron y regalaron a otros chefs que participaban de la feria, de modo de promocionar y dar a conocer nuestros sabores”, explicó.

 


La experiencia en general “resultó de mucho aprendizaje, pudimos ver ideas nuevas, degustar platos que no conocíamos, intercambiar con otros cocineros y asistir a otras clases, así como identificar modos de presentación y de empaque para las recetas que hacemos siempre y que podrían funcionar”, destacó Medina.

 


Ahora, tras unos días de descanso, los feriantes y cocineros de Caá Catí alistan por su parte la Feria del Chipá, un evento que organiza el pueblo donde se pueden conocer y degustar distintas versiones y recetas de un mismo producto, elaboradas con almidón artesanal de la zona.

 


Luego, desde la Red alistan “el cierre de una etapa”, donde planean reunirse para hacer un balance de lo trabajado hasta ahora, con el respaldo de fondos del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y se alistan para plantear nuevos objetivos de cara al futuro.