La polarización entre Fernández, Macri y Pichetto con 20% de indecisos

Política - 25/06/2019

Artemio López analizó la actualidad política antes de las elecciones de octubre. El licenciado en Psicología, se refirió a las diferentes fórmulas para las elecciones PASO nacionales, y los candidatos de la región.


Artemio destacó que “a nivel nacional los indecisos rondan entre el 18 y el 20%, según las últimas mediciones, tomando como precedentes los dos polos principales como las fórmulas presidenciales de Alberto Fernández – Cristina Fernández y Mauricio Macri – Miguel Pichetto”.


“Esto no es solo semántica, o exclusivamente electoral, sino que tiene que ver con la historia, las visiones diferentes de país de los candidatos”. Hay una continuidad, “desde la presidencia de Néstor Kirchner, que volvió a conformar un espacio democrático integral y popular pujantes en términos electorales, y hoy se manifiesta como una tención en términos electorales y programáticos irreconciliables como ‘la grieta’, hasta que por este mismo sistema democrático se logre avanzar en las elecciones venideras libres y sin prescripciones del conjunto de candidatos”, comentó el sociólogo desde Canal 9.


En octubre, “la incidencia tendrá que ver con los valores”. De hecho, “cuando revisamos la perspectiva de voto hacia Mauricio Macri, tenemos un 30% de intención por parte del electorado, a pesar que se está sufriendo un cambio socio económico importante, aunque otro porcentaje elegirá su voto en base a lo político cultural”, afirmó Artemio.


Agregó que “en el caso del Chaco, la línea de pobreza indica que una familia tipo debe tener un ingreso cada 4 personas de $26.000, siendo que el 70% de los salarios formales están por debajo de ese número, y en Corrientes es peor porque es la provincia más pobre del país, con mucho menos ingreso”, aseguró López.


“A nivel nacional, el gobierno fijó un salario mínimo de $12.500, mientras que el mínimo de nivel para no ser indigente para Chaco y Corrientes, es de $12.100”. Entonces es la perspectiva del ajuste que lleva adelante el Gobierno Nacional, “no solo restricciones en términos ocupacionales, sino que se va a ver duplicado la tabla de desempleo de 5.9 que encontró en el 2015, que hoy está 10.1 y que seguro terminará en 12 puntos”.


Es decir, en esta situación de carencialidad, “se pagan salarios que no permiten superar la pobreza; se vuelve a la era del trabajador pobre, que labura más de 8 horas diarias y gana lo mismo que antes”, analizó Artemio.