Todos quieren un lugar en el gabinete provincial

Política - 24/06/2019

Otrocoto de poder por el que pugnan varias fuerzas. Para diciembre sólo uno o dos ministros de los once que heredó Gustavo Valdés de la gestión anterior continuarían en la función.


El gobernador Valdés ya hizo cambios en Hacienda, Obras Públicas y Desarrollo Social. Dos ministros asumirán bancas legislativas y podrían correr esa misma suerte otros dos.Los socioselectorales también reclaman espacios y muestran sus votos.


Parte del gabinete provincial deberá renovarse de manera obligatoria a más tardar el 10 de diciembre, debido a que algunos ministros dejarán sus cargos para ocupar bancas legislativas.


Son varios los candidatos que anhelan probarse el traje ministerial y los partidos socios de la alianza gobernante exigen que se respeten los acuerdos preelectorales.


El resultado de las elecciones del 2 de junio cambió algunas cosas. La última palabra la tiene el gobernador Valdés que regresa de China estemiércoles.


Hay quienes aseguran que Valdés no realizará ningún cambio en su equipo de trabajo hasta diciembre, fecha en la que deberán asumir como legisladores los ministros Juan Carlos Alvarez (Secretaría General de la Gobernación); Diógenes González (Desarrollo Social); posiblemente Jorge Vara (Producción) y Susana Benítez (Educación), si resultan electos diputados nacionales.


Loscambios obligados en el gabinete serían cuatro al que se suma el Ministerio de Justicia, hoy acéfalo por la renuncia de Jorge Quintana, quien se jubiló. El sucesor parecía definido: Jorge Sladek, secretario de Movilidad y Seguridad de la Municipalidad.


El funcionario es dirigente de Encuentro Liberal (ELI) y era número puesto pero hay quienes alertan que los resultados electorales de ELI en Capital no fueron lo que se esperaban y hay otros distritos que reclaman espacio. De todos modos, el ministerio será para un dirigente de ELI.


Algunos referentes especulan que Valdés promoverá a los hombres de su equipo que se desempeñan en segundas líneas ministeriales.


De darse esta hipótesis, Eduardo Pardo, hombre de confianza de Valdés, sería el reemplazante natural de Juan Carlos Alvarez como secretario general de la Gobernación. Sin embargo, hay quienes sostienen que Valdés buscará un dirigente con más impronta política.


En Producción, el traje de ministro sería para Norberto Mórtola, secretario de Valor Agregado y Competitividad Agrícola. Al escribano lo unen lazos familiares con el gobernador.


Para Educación habría varias alternativas, entre las que se menciona a Práxedes Itatí López, directora de Secundaria, valdesista de paladar negro. Susana Nugara, directora de Nivel Superior; Julia Sáez directora de Prevención y Apoyo, son otras candidatas.


La incógnita es qué sucederá en Desarrollo Social, ministerio sensible y clave. Diógenes González, subsecretario del área reemplazó a Federico Mouliá, pero fue electo senador provincial.
Desdeel 10 de diciembre deberá asumir su reemplazante que no sería un hombre de la actual segunda línea.


De acuerdo a las promesas electorales, hay fuerzas que esperan se les asigne algunas subsecretarías. El Partido Autonomista está en la lista, con el Partido Nuevo ya se cumplió al nombrar a Mario Jacinto Branz, subsecretario de Coordinación de Entes Descentralizados del Ministerio de Obras Públicas, cargo que ocupó Claudio Polich.


Branz fue elegido por los dirigentes naranjas para ser candidato a diputado provincial, pero ni siquiera figuró en la grilla de Encuentro por Corrientes.


Algunos partidos no tienen un preacuerdo electoral, pero sopesan la cantidad de votos que obtuvieron el 2 de junio. Esel caso de la Unión Celeste y Blanco, cuyo referente es Lisandro Almirón, que logró 13.225 sufragios y no tiene lugar en la gestión local.


Otro de los cargos que estará vacante desde diciembre será la subsecretaría de Gestión Sanitaria, a cargo de María del Carmen Pérez Duarte de ELI, electa diputada provincial. La fuerza exige que ese lugar continúe en manos de un dirigente de ese sello.


Desde que asumió, Valdés adoptó el equipo de trabajo que le dejó su antecesor Ricardo Colombi. Pero lentamente ha realizado cambios que evidencian su impronta. El primero en abandonar el gobierno fue el ministro de Hacienda, Enrique Vaz Torres, considerado el “superministro” de las tres gestiones colombistas.


También pegó el portazo el subsecretario de Energía, Eduardo Melano, y su reemplazante fue Arturo Busso, un referente en energías renovables y con vasta experiencia como docente en la Universidad Nacional del Nordeste.


A meses del alejamiento de Vaz Torres, renunció Bernardo Rodríguez, ministro de Obras y Servicios Públicos, ricardista de la primera hora. Lo reemplazó Claudio Polich, viejo conocido del gobernador.A semanas de las elecciones del 2 de junio, se fue Federico Mouliá, ministro de Desarrollo Social. Dejó el cargo después de 6 años.


Desde que asumió, Valdés modificó áreas claves y para diciembre quedarían muy pocos de los 11 ministros que heredó.El ministro de Salud Ricardo Cardozo, sería uno de ellos, pues ha logrado superar varios cuestionamientos y ha avanzado en reformas en esa área.


El ministro de Industria, Raúl Schiavi, presidente del PRO local, no tendría la misma suerte. Hay quienes afirman que su gestión es constantemente evaluada y que no haya viajado con Valdés a China fue un claro vaticinio de lo que se viene en esa área.Distinta parece ser la situación de Horacio Ortega, que Valdés promovió a ministro de Coordinación y Planificación, a quien considera un amigo.


El Ministerio de Seguridad es un bastión del Partido Popular, la tercera fuerza de la alianza con más votos. Pese a algunos cuestionamientos, todo parece indicar que no habría cambios en ese lugar.


Valdés vuelve de China y lo primero que hará será reunir a todo su gabinete para repasar sus logros en el oriente. No se descarta algún anuncio revelador de cara a lo que se viene.