Solidaridad

Perchero solidario: Correntinos se suman a las colectas de abrigos

Info General - 21/06/2019

Con la llegada del invierno y la vuelta de las bajas temperaturas, diferentes grupos, tanto organizaciones como particulares, fomentan la donación de ropas para aquellas personas que menos tienen.


Pasado el pequeño veranillo que trajo días calurosos y con la llegada nuevamente de las bajas temperaturas, vuelven a verse acciones solidarias para ayudar a quienes menos tienen.

 

Lo que llama la atención, es que la empatía de los correntinos se expandió y hace un tiempo a esta parte, las conocidas colectas de ropas y abrigos que se daban en centros de asistencia comunitaria o iglesias, ahora se han multiplicado y llegado a instituciones y grupos particulares. Así es como, entre amigos, compañeros o simplemente poniéndose de acuerdo con quienes se comparte un lugar en común, los ciudadanos han logrado que el dar se convierta en una acción común y ya no es una actividad a la que hay que llamar constantemente.


Ya en 2016, la ciudad se había sumado, gracias al accionar de vecinos, a la movida de los percheros solidarios, que consistían en literalmente colocar percheros en veredas en distintos puntos de la ciudad, incentivando a quienes pasaban a que dejen aquello que ya no usaban, para que otros lleven lo que necesitaban. Los más icónicos se ubicaban en la esquina de las calles Pellegrini y San Lorenzo, y por La Rioja e Yrigoyen. Con el pasar el tiempo, por deterioro y lamentablemente, en algunos casos por malicia, esta modalidad de caridad fue perdiendo impacto.

 

Sin embargo, hoy por hoy, la tendencia de ayudar a los demás, sin pedir reconocimiento de terceros, volvió a sentirse. En las aulas de instituciones terciarias y universitarias, el perchero solidario ha vuelto, pero en versión de caja. Los alumnos, pensando en aquellos compañeros que cuentan con bajos recursos y las personas en situación de calle, realizan colectas que luego ellos mismos distribuyen a las personas que encuentran en la vía pública.


Otra manera que se ha magnificado, es la de las cadenas vía Whatsapp y redes sociales. Si bien, normalmente, quienes realizaban este tipo de colectas son organizaciones sin fines de lucro, hoy, grupos particulares, de amigos, deciden por motus propio juntar abrigos y destinarlos especialmente a comedores y merenderos como Piecitos Descalzos y Papa Francisco. La conciencia crítica y social ha evolucionado en este sentido, ya que la búsqueda de donaciones son especificas, no es por ser selectivos sino por el trabajo de identificar cuáles son las necesidades más urgentes de los barrios carenciados de la ciudad. Medias, abrigos, mantas, calzados y ropas para bebés y niños en edad escolar, son las donaciones en las que se trabaja con más énfasis. Es así que lugares que desde afuera se ven como otro tipo de escenarios, se han vuelto centros de acopio para fomentar la solidaridad y la ayuda desinteresada, logrando demostrar que desde cualquier lugar y posición se pueden realizar obras significativas.