Papa Francisco: Abramos los corazones al Espíritu Santo, que nos enseña todo

Info General - 26/05/2019

A la hora del Regina Coeli del VI domingo de Pascua, Francisco centró su reflexión en la "misión" del Espíritu Santo, que “sostiene y consuela”, y nos recuerda las enseñanzas de Jesús.


“El Señor hoy nos invita a abrir nuestros corazones al don del Espíritu Santo”, que enseña “la lógica del Evangelio, la lógica del amor acogedor”, y nos recuerda “todo lo que el Señor nos ha dicho": fue este el recordatorio del Papa Francisco a la hora del Regina Coeli  en este sexto domingo de Pascua.

 

Ante los fieles, romanos y peregrinos, congregados en la Plaza de San Pedro, el Papa centró su reflexión, como de costumbre, en el Evangelio hodierno, que relata las palabras de Jesús a sus apóstoles con ocasión de la Última Cena.

 

El Pontífice relata que ante la inminencia de su muerte, Jesús alienta a sus discípulos diciéndoles que “no se quedarán solos”, sino que con ellos estará siempre el  Espíritu Santo, el “Paráclito”, que “está al lado, para sostener y consolar”, como indica su nombre en griego.

 

La misión del Espíritu Santo
El Santo Padre recuerda entonces cuál es la “misión” del Espíritu Santo y dice:

 

“ La tarea del Espíritu Santo es hacer recordar a las personas, es decir, hacerlas comprender plenamente e inducirlas a poner en práctica concretamente las enseñanzas de Jesús ”.

 

Francisco puntualiza que “precisamenta ésta es también la ‘misión de la Iglesia’, llevada a cabo a través de un estilo de vida preciso, caracterizado por ciertas exigencias: la fe en el Señor y la observancia de su Palabra; la docilidad a la acción del Espíritu, que hace vivo y presente continuamente al Señor resucitado; la acogida de su paz y el testimonio de ella con actitud de apertura y de encuentro con los demás”.

 

Iglesia, comunidad en camino
El Papa habla a continuación de las condiciones necesarias para realizar esta tarea: “la Iglesia no puede permanecer estática” - asegura - sino que “está llamada a actuar como una comunidad en camino, animada y sostenida por la luz y la fuerza del Espíritu Santo que hace nuevas todas las cosas.

 

“ Se trata de liberarnos de las ataduras mundanas que representan nuestros puntos de vista, nuestras estrategias, nuestros objetivos, que a menudo pesan sobre el camino de la fe, y de ponernos a la escucha dócil de la Palabra del Señor ”.

 

De esta manera, prosigue el Santo Padre, “es el Espíritu de Dios quien nos guía y guía a la Iglesia, para que resplandezca el auténtico rostro de la Iglesia, bello y luminoso, querido por Cristo”.

 

Corazones abiertos al Espíritu del Señor
En la conclusión, la invitación del Obispo de Roma a abrir nuestros corazones al Espíritu Santo para que nos “guíe en los caminos de la historia”. Y la invocación a la Virgen María, “humilde y valiente” colaboradora del Espíritu Santo en la Encarnación del Hijo de Dios, “para que nos ayude también a dejarnos instruir y guiar por el Paráclito, y poder así “acoger la Palabra de Dios y dar testimonio de ella con nuestra vida”.