La historia secreta del Plan Otoño, quienes y cómo convencieron a Mauricio Macri de congelar precios

Política - 19/04/2019

Fueron tres los motivos que llevaron a Mauricio Macri a cambiar su ortodoxo discurso y aprobar el plan que intenta aliviar la inflación. A su vez, el “atajo” busca dos objetivos simultáneos: lograr que ceda la inflación y así que el Presidente mejore en las encuestas.

 

Nicolas Dujovne dio el primer alerta al círculo íntimo del Presidente. Al iniciar marzo les dijo a sus más cercanos que el Indec proyectaba un recalentamiento de los precios que podría terminar en un espiral inflacionario.


Ocurrió cuando Jorge Todesca elaboró la proyección de marzo: ese paper secreto alertó del índice creciente y peor aún señaló que la inflación tenía una dinámica que poco tenía que ver con el relato optimista de la Casa Rosada.

 

Hubo reuniones y en varias de ellas Dujovne y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, recomendaron  "hacer algo" para atacar la inflación inercial.

 

Alfredo Cornejo, Maria Eugenia Vidal y Horacio Rodriguez Larreta se plantaron en la Quinta de Olivos. Los gobernadores de Cambiemos ven la dureza del “ajuste” y también cómo en las encuestas bajan en intención de votos para octubre.


Hubo debate intenso con Marcos Peña y un diálogo subido de tono entre Macri y Cornejo. El cruce fue por la amplitud del congelamiento y también porque el radicalismo exigió -sin éxito- prohibir el aumento de las naftas.

 

Lo propuso Cornejo: “Hay que congelar también el precio de los combustibles”.  Macri respondió que la idea era "una locura" y que "afecta las inversiones”. Lisandro Nieri, el ministro de Hacienda de Mendoza, fue después el nexo entre la Casa Rosada y los gobernadores. Dicen que jugo un rol clave para atenuar las diferencias.

 

Porque la Casa Rosada no estaba convencida de los cambios y fue Jaime Durán Barba quien al final modificó la indiferencia. Sus focus group reflejaron desencanto popular y el pedido de la gente de que Macri “actúe” contra los precios.

 

Esos papers del “gurú”, el alerta de Dujovne y el reclamo político fueron los tres factores que llevaron al Presidente a habilitar las medidas y el congelamiento.

 

Macri –hasta ahora– había insistido en que no iba haber “atajos” y Marcos Peña abonaba la teoría del “aguante” hasta ver sus frutos.


Pero el Jefe de Gabinete tomó una medida preventiva y abrió el diálogo discreto con los empresarios, para preparar el terreno de los acuerdos.

 

La apertura a los hombres de negocios también habilitó a asesores y ex funcionarios a elevar planes económicos a la Casa Rosada. Muy activo estuvo Horacio Liendo, ex mano derecha de Domingo Cavallo y autor de la convertibilidad.

 

Esta es la historia secreta detrás del Plan Otoño que anunció esta semana la Casa Rosada y que implicó cambios drásticos en la visión de Cambiemos para combatir la inflación. Clarín pudo recomponer la trama a través de varios actores de la movida política.


Todo lo demás fue anecdótico. Fue Marcos Peña quien recomendó a Macri utilizar una manera informal para avalar el paquete. El martes se evaluó que el Presidente hiciera un discurso político en el Salon Blanco. Pero la Jefatura de Gabinete se opuso, dijo que era muy formal y que implicaba darle un carácter de crisis a las medidas.

 

El paquete contiene innumerables “alivios”, pero una medida clave: el intento de anclar el dólar, como verdadera política anti inflacionaria.

 

Y la medida sobre el billete también tiene su trama secreta y se comenzó a gestar el 14 de marzo. Ese día, Dujovne estuvo en Washington con Christine Lagarde y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

 

A ambos le planteo la necesidad de achicar la banda cambiaria y ampliar la intervención del Banco Central sobre el dólar.

 

Pero el encuentro decisivo fue con David Lipton, quien instrumenta las órdenes de Donald Trump en el FMI. No se publicitó y fue en estricta reserva.  La primera reacción fue adversa: el staff técnico del FMI tiene pánico de que el plan pactado con Argentina no funcione y tengan –como muchos otros– que pedir el retiro de sus jugosos cargos.

 

Marzo terminó con una devaluación del 10% y la alerta de un “espiral inflacionario”.  Los crudos datos fueron alertados por la dupla Dujovne-Sandleris y movilizaron a Washington.

 

Así otra vez Macri tuvo el apoyo político total de la Casa Blanca: una orden del Tesoro desbloqueó la resistencia de los burócratas del FMI.

 

La Casa Rosada primero pidió achicar la banda cambiaria y así aumentar el poder de intervención del BCRA. Roberto Cardarelli –la “mano” técnica de Lagarde en Argentina– no estuvo de acuerdo. La medida implicaba volver a cambiar en un tema central el acuerdo con Buenos Aires.

 

Cardarelli ya lleva sobre sus hombres el “fracaso” del primer acuerdo con Argentina y el desgaste de los continuos retoques al actual convenio. Pero el economista tenia que cumplir una orden política de la Casa Blanca y se buscó un atajo técnico: eliminar los ajustes de la banda y tratar de anclar el billete para desindexar la economía.

 

El atajo tenía un antecedente: en enero Cardarelli hizo una crítica muy fuerte a Guido Sandleris sobre cómo bajo las tasas y el manejo de la política cambiaria.

 

En ese momento el FMI acusó al BCRA de generar expectativas inflacionarias y le sugirió a Sandleris reducir la pauta de aumento de la banda del dólar. Ahora se acordó algo similar y directamente la banda cambiaria no tendrá ajuste hasta diciembre. Tiene el beneficio del “ancla” pero una duda grande: el atraso del dólar.

 

Dujovne y Sandleris lo cerraron el último fin de semana en Washington y es, en definitiva, la medida más importante de todo el paquete. El dúo explicó antes una cuestión central que agradó al FMI. Detalló como el Plan Otoño no tiene costo fiscal. El subsidio a la tarifa eléctrica de $ 9.000 millones, se compensa con el ingreso de la moratoria.

 

Dante Sica llevó a una exclusiva reunión de Olivos un programa para reactivar con subsidios la economía. Hubo una pelea durísima con Dujovne y acusaciones mutuas entre los ministros de “irresponsabilidad”.


Había tres testigos: el propio Macri, Rogelio Frigerio y Peña. Como se contó aquí la semana pasada, después de los serios intercambios el Presidente laudó a favor de Dujovne.

 

Para Wall Street puede funcionar el “ancla” del dólar en los próximos meses. Habrá abundancia de billetes hasta julio y así la bicicleta financiera es tentadora.

 

Pero en sus informes admiten que esta “artillería verde” deberá confrontar con la turbulencia que provoca las elecciones y la desconfianza sobre lo que ocurrirá en la Argentina en diciembre. Ayer el riesgo país tocó un nuevo récord en la era Macri.

 

Por eso insisten que el Plan Otoño es electoral: Macri necesita que ceda la inflación, para remontar en las encuestas y alejar la idea de una debacle electoral y la vuelta de Cristina.


Esos informes reservados de Manhattan cuestionan directamente la estrategia de Durán Barba de confrontar con Cristina. El “gurú” dice que sus encuestas dan un empate entre ambos líderes de la grieta.

 

La cuestión política es uno de los errores que cometió la Casa Rosada. También existió una adhesión a dogmas que ocasionaron muchos traspiés. Primero, pensar que sólo la emisión cero iba a terminar con la inflación. También minimizar la indexación inercial que se instaló en Argentina.

 

Macri se juega a todo o nada. Entre los hombres de negocios hay una duda: ¿que pasará el dia 181?