Por Daniel Caram

Revolviendo la basura

Opinión del Director - 14/05/2017

La última semana se convirtió en la más dura y virulenta de la campaña electoral en Capital, por las múltiples denuncias que se hicieron pública en medios de prensa, ensuciando a unos y otros.

 

La más fuerte obviamente fue la que apareció en La Cornisa, y que involucró directamente a Fabián Ríos.

 

Este último, acostumbrado a éstos desordenes electorales, eligió el camino de la explicación seria y evitó el golpe a golpe.

 

Es más: hasta se enojó con su entorno cuando algunos propiciaron respuestas del mismo tono.

 

Ahora, ¿a quién le conviene más utilizar éste camino de la mugre política?

 

“El daño es enorme. Puedo dar todas las explicaciones pero acá un periodista dice que uno es chorro y esa es una mancha que queda por años”, se sinceró Fabián Ríos.

 

“Es más que nada una campaña política. Habrá que ver cuáles son sus explicaciones, mientras tanto no se le puede endilgar absolutamente nada”, dijo el propio Ricardo Colombi.

 

El tema es que ingresar a la basura implica el ensuciarse más de lo conveniente, y todo se torna imprevisto, indescifrable.

 

El Intendente capitalino, aunque no lo diga, apunta al entorno de la persona que más confía en el Gobierno Provincial. Cree que todo sale y se arregla en las oficinas del Ministerio de Carlos Vignolo, y hasta nombró al mano derecha de éste en la cuestión.

 

Vignolo eligió el silencio, y espera confiado un triunfo de Tassano que le daría aire y margen para ser “el elegido”.

 

Mientras tanto todos entraron en la basura absoluta… esa que ensucia más de lo conveniente, y contamina todas las cosas… hasta las buenas intenciones.