Por Daniel Caram

Solo, retobado y con demoras

Opinión del Director - 05/05/2017

Parece haber perdido la brújula, don Horacio Ricardo, que siempre se mostró afable con sus amigos a pesar de su hosquedad característica. Suele pasar cuando cambian los vientos, y lo que hasta hace poco era felicidad compartida hoy solo es soledad absoluta.

 

El mercedeño que dejará este año el poder luego de tantos años de ostentarlo, anda mostrándose enojado hasta con los suyos, a punto tal de que ni saludó a varios de su entorno en la reciente cumbre presidencial en Yacyretá.

 

Ese enojo repercute puertas adentro de Eco, ya que todos están perdidos por los pasos que se deben tomar. Es que cada vez que alguien desafía hablar del candidato, o la renovación, o cómo se armará la estrategia que viene, el lanza epítetos irreproducibles que hacen temer al más osado.

 

Entonces los temores inundan las oficinas públicas.

 

La estrategia de estirar los tiempos hasta después del 4-J ya no parece discutirse, aunque muchos plantean interrogantes por lo que podría venir.

 

¿Y si Tassano no gana?... ¿Con qué fuerza entrará el elegido?...

 

¿Y si gana?... ¿Tendrá el suficiente poder natural como para discutirle liderazgo al probable Intendente, que viene ganando obvio terreno dentro del radicalismo en virtud del quedo obligado de otros?.

 

Las demoras forman parte de su innegable enojo.

 

No quiso ni aparecer cuando las aguas estaban por los techos de las casas en San Luis del Palmar, aduciendo a que “no hay necesidad de tanta demagogia”, pero llegó una semana después para interiorizarse sobre el drama cuando muchos ya ni pueden verlo.

 

¿Hasta dónde llegará el nivel de su bronca?... es una incógnita… y muchos temen lo peor ante el escenario de una derrota en Capital.

 

Escenario complejo para un todopoderoso en decadencia.