Por Daniel Caram

Te acordás allá por el 2013

Opinión del Director - 23/12/2016

“La droga se ha instalado en el Gobierno y eso tiene mucho que ver y hay que combatirla porque si no, nuestros niños y jóvenes serán los más perjudicados”, opinó años atrás el gobernador Ricardo Colombi.

 

En la dura pelea electoral de 2013, semanas antes de las elecciones a Gobernador donde el mercedeño buscaba su reelección, cargó contra el modelo kirchnerista: “si ganan en la Provincia, vendrán la droga, la prostitución y el tráfico de armas. Estas son las cosas que se van a hacer si ellos triunfan”.

 

Pasó el tiempo (no mucho) y la historia dio un vuelco tal, que ahora Colombi quedó en el medio de un conflicto donde, a todas luces, parece haberse olvidado de esos principios “morales” que enumeró en campaña, o hasta cruzó la vereda para empezar a defender a impolutos que lucran con la vida de nuestros jóvenes.

 

Es la droga, sin lugar a dudas, el flagelo más grande instalado en Corrientes en todos estos años y en franco crecimiento.

 

Hasta los deplorables delincuentes que tenían como base los barrios bajos del Gran Rosario lograron “cierta cobertura y tranquilidad” en la Provincia: son varios los integrantes de Los Monos detenidos en territorio correntino… y todos con protagonismo fuerte en la estructura nefasta del negocio narco.

 

Y así, mientras Colombi se peleaba con los agentes santafesinos que cumplían una orden judicial, en otras rutas gendarmes volvían a incautar toneladas de droga que pasa –y así seguirá pasando, lamentablemente- por los caminos de Corrientes.

 

Y así, mientras lanzaba improperios contra los medios nacionales, eran llamativamente liberados vecinos de la ciudad (delincuentes) que venden libremente el veneno y que horas antes habían sido detenidos en un operativo en el barrio Itatí.

 

Y así, mientras se criticaba el accionar de algunos, la Policía de Colombi copia la metodología de “alzar” testigos donde se les plazca, utilizando el mismo procedimiento tan criticado.

 

¿Te acordás?. Pasó el tiempo… no mucho. El Gobernador apeló a una herramienta fuerte para defenestrar a sus ocasionales adversarios.


Eso mismo sigue instalado en la Provincia que Gobierna desde hace más de 15 años… ojalá se enoje, para que se termine el verso.