Entre Ríos: Comenzó el juicio al intendente macrista acusado de narcotráfico

CorrientesHoy - 20/09/2019

 

Un histórico juicio comenzó a desarrollarse este jueves en la Cámara Federal de Apelaciones de la Justicia Federal de Paraná. En un hecho inédito hasta el momento, el intendente de la capital entrerriana, el radical Sergio Varisco, se sentó en el banquillo de los acusados, junto a otros 32 imputados, procesado como consecuencia de presuntos negocios con una narcobanda. En rigor, el debate unifica dos casos, periodísticamente conocidos como Narcoavioneta y Narcomunicipio. El primero es el derivado del secuestro de un megacargamento de marihuana cerca de Paraná y el segundo es un desprendimiento del primer expediente, y se investigan los lazos del grupo narcocriminal con la gestión de gobierno de la Municipalidad. Allí es donde está procesado el jefe comunal, que llegó al sillón municipal en 2015 dentro de la lista de Cambiemos de Mauricio Macri y que de hecho volvió a competir -sin suerte esta vez- en 2019, donde perdió con el actual vicegobernador, el justicialista Adán Bahl.

 

Todo comenzó el 28 de mayo de 2017. Una extensa investigación derivó en un operativo en Colonia Avellaneda, a pocos kilómetros de la capital. Agentes federales, con apoyo de la Policía, capturaron a 14 sujetos, que descargaban más de 300 kilos de marihuana de una avioneta en un campo de Colonia Avellaneda. Gracias al procedimiento se pudo vincular por primera vez a Daniel "Tavi" Celis, un reconocido puntero del oeste de Paraná, con el narcotráfico. Si bien era un rumor su ligadura a la compra y venta de estupefacientes, nunca se lo había podido comprobar. Él y su hermano Miguel Ángel fueron rápidamente imputados, acusados de liderar una organización que operaba en distintos barrios de Paraná y extendía sus redes a otras localidades e incluso hasta Santa Fe. El negocio consistía en la venta de marihuana al menudeo y en el aprovisionamiento a otras pequeñas bandas.


Por ese expediente un total de 23 personas están siendo enjuiciadas. El proceso abarca toda la cadena: desde el mandamás "Tavi" Celis -que a su vez está preso en la Unidad Penal 1 de Paraná por un robo en el departamento Diamante- hasta los últimos eslabones, relacionados con la provisión, organización, distribución, logística para el transporte, almacenamiento, fraccionamiento, abastecimiento y venta de la droga.

 

Tiempo después se sabría que la Justicia Federal había abierto una nueva línea de investigación, que buscaba conocer si había existido una vinculación de Celis y su banda con el entonces ya electo intendente Sergio Varisco. La primera medida de la Municipalidad fue negar todo. "Nosotros no vamos a aclarar nada porque no lo conocemos" señalaban confiados desde el entorno del dirigente radical. El escándalo fue creciendo, y explotó cuando se destapó la presunta logística montada por gente vinculada al capo narco en la Unidad Municipal 2, donde poco después de asumir Varisco contrató a Hernán Jesús Rivero, hoy procesado en el juicio. Gracias a ello, parte de la banda habría tenido libertad para usar camiones recolectores sin GPS de la comuna para salir a repartir marihuana en la capital. Todo bajo la órbita de Miguel Celis, ya que "Tavi" estaba preso pero seguía manejando los hilos tras las rejas.


La investigación llevó a la Justicia a la Casa de Luciana Ernestina Lemos, pareja de Celis, a principios de mayo de 2018. Allí encontraron sobre una mesa tres kilos y medio de cocaína, junto a un papel con cuatro nombres: Gainza, Bordeira, Hernández y Varisco. El primero, Emanuel Gainza, concejal de Cambiemos, fue llamado como testigo y se le dictó la falta de mérito. La segunda, Griselda Bordeira -funcionaria municipal-, quedó presa el 4 de junio, junto al tercero, Pablo Hernández -concejal de Cambiemos-, el mismo día que fueron procesados junto al cuarto, el intendente Sergio Fausto Varisco. Éste último no quedó preso sólo por el peligro que significaba para la institucionalidad de Paraná que quede presa la máxima figura política. Pagó una caución de un millón de pesos y se le impusieron restricciones.

 

En concreto la Justicia investiga si Sergio Varisco y Daniel "Tavi" Celis pactaron un supuesto financiamiento del municipio a la banda narcocriminal, a cambio de un trabajo político del puntero a favor del entonces candidato a intendente en 2015. Dicho pacto, que incluía un número de amigos de Celis con contratos en la comuna, habría sido renovado en 2017. Allí fue cuando se encendió la alarma del juez Federal, Leandro Ríos, que lanzó la investigación que terminó con un total de 10 procesamientos en la denominada causa Narcomunicipio. Previamente, en una foto que recorrió el país, decidió allanar la Municipalidad, la oficina de Varisco, otros despachos, el Concejo Deliberante y la histórica casa de la familia del intendente, en calle Pellegrini, donde vive su madre -y funcionaria de Cultura- Magda Varisco.

 

"Hoy es un día clave en mi carrera política. No por mi suerte personal, sino porque hoy me veo de cara a cosas que he sostenido toda mi vida. Por ejemplo, que la política tiene todo tipo de momentos, pero jamás ese momento es de comodidad personal. Y lo otro es que siempre sostuve que la verdad es lo único que nos hará libre", indicó el intendente este jueves a la mañana, antes de ir a la Cámara Federal de Apelaciones. Luego, in situ, ratificó su tranquilidad ante los medios. Junto a él llegaron Lucía Varisco -su hija, funcionaria municipal y próximamente diputada provincial-, Claudia Acevedo -concejal de Cambiemos, pareja del intendente e imputada junto a él en una insólita causa por colgarse de la luz- y sus abogados Miguel Cullen y Rubén Paglioto. Adentro del edificio lo saludó Humberto Varisco, su hermano, que lleva el nombre por su padre, Humberto Cayetano Varisco, primer intendente de la capital con el regreso de la democracia.

 

Mientras las defensas de Varisco, Bordeira y Hernández sostienen que no existen elementos para vincularlos a la causa, el fiscal General del Tribunal Oral Federal de Paraná, José Ignacio Candioti, señaló que "la prueba es irrefutable" y no sólo destacó el extenso trabajo investigativo -donde hay chats, escuchas y otra prueba- sino que recalcó la importancia de los dos importantes secuestros de droga que echaron a rodar las imputaciones.

 

La primera audiencia tuvo como eje la lectura de los cargos, con la consecuente prueba. Comenzó a las 12.30 y finalizó alrededor de las 17, con un cuarto intermedio entre las 15 y las 15.30. La segunda tendrá lugar este viernes a las 9, con presencia otra vez de todos los imputados, a los cuales se identificará oportunamente. Los primeros testigos -de los más de 80 previstos- comenzarán a declarar el lunes. Se trata de los policías que trabajaron en la investigación previa a la captura de la avioneta, señaló uno de los abogados defensores a El Destape. Otro de los letrados señaló que Bordeira, en tanto, podría declarar el martes. "Hoy se va a saber la verdad" lanzó, esposas en manos, este jueves.