Con apoyo de Valdés, Macri intenta bajar su rechazo recorriendo 30 ciudades

CorrientesHoy - 18/09/2019

 

El presidente Mauricio Macri sorprendió ayer por la tarde con un escueto mensaje en de sus redes sociales. “La marcha del Sí se puede. Un mes / 30 ciudades”, decía el texto con una banda amarilla y las siglas MM abajo. De esta forma, anunciaba de que modo buscará reducir el nivel de rechazo que tiene su candidatura y aspirar a revertir (en algo, al menos) la diferencia amplia que le sacó la fórmula del Frente de Todos. El largo recorrido comenzaría formalmente la semana que viene en la ciudad de Buenos Aires y buscaría atravesar todas las provincias del país.


De todos modos, Macri tendría su primer ensayo hoy con su visita a Tucumán y, mañana, con una similar a Jujuy. En las dos provincias el oficialismo cayó derrotado, pero mientras la primera es claramente adversa, la segunda está en manos de un aliado, el radical Gerardo Morales, que logró su reelección desdoblando su elección a gobernador. En ambos casos recorrerá obras de infraestructura como anticipo de la impronta que pretenderá darle al mes final de campaña, dejada de lado ya la profundización de la polarización con el kirchnerismo que no le trajo buenos resultados.

 

En la provincia gobernada por Juan Manzur, uno de los más entusiastas promotores de la candidatura de Alberto Fernández en el Norte, el Jefe de Estado comenzará su itinerario en 7 de Abril, localidad ubicada cerca del límite con Santiago del Estero. Allí visitará las obras de recuperación del ramal ferroviario que dio origen a esa localidad, mientras que luego visitará la nueva terminal de cargas con cámara de frío en el aeropuerto Benjamín Matienzo. En Tucumán, Macri perdió en las PASO por casi 35 puntos, más del doble de la registrada a nivel nacional.


En tanto, en Jujuy inaugurará obras en el aeropuerto local Horacio Guzmán y podría visitar El Volcán, la localidad que tuvo que ser reconstruida tras los destrozos generados por un alud en enero de 2017. Aquí Macri cayó por 17 puntos, diferencia similar al promedio nacional. Con la presencia de Morales, el oficialismo nacional ve posible aspirar a recortar esa diferencia.


El Gobierno pretende que las actividades que se vienen sean a modo de caravanas y con clima de campaña, alejadas de la impronta que Cambiemos o el PRO supo darles a sus movidas políticas. El núcleo duro en favor del Gobierno tendrá, de alguna manera, mayor protagonismo “bancando” a Juntos por el Cambio en sus recorridos, como puesta en escena para pelear el voto desencantado, crítico de la gestión de Macri. La apelación a los “valores institucionales”, concepto que Macri utilizara varias veces en sus discursos de estos días, también estará presente, como explicaciones posibles sobre por qué el Gobierno no pudo cumplir con lo prometido y de por qué sí lo haría en un segundo mandato.


En cuanto a la “La marcha del Sí se puede”, el Gobierno tiene previsto realizar caravanas por las principales 30 ciudades del país, además de convocar a una gran marcha en los días previos a los comicios. Esta nueva movilización podría ser en Córdoba, uno de los dos distritos en los que el Presidente ganó el 11 de agosto, junto a la Ciudad de Buenos Aires. De esta forma, el oficialismo cambia el formato de la campaña respecto de las PASO, más enfocadas en las plataformas digitales (Whatsapp, redes sociales) y abocándose a las actividades proselitistas en los territorios. En ese marco, el “Sí se puede” volverá a ser la frase principal de campaña, la misma que se utilizó en las elecciones de 2015, en las que Macri venció a Daniel Scioli.

 

La estrategia se resolvió en la reunión que se realizó ayer al mediodía en la sede partidaria de Juntos por el Cambio en la calle Balcarce, en la que además del jefe de Gabinete, Marcos Peña, participaron el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), entre otros. El Economista