Comidas tradicionales y deporte

CorrientesHoy - 26/07/2019

 

La importancia de identificar las particularidades de la gastronomía argentina y el aporte que los alimentos más consumidos en estas tierras brindan a quienes realizan actividad física.

 

La gastronomía de la Argentina combina influjos de la comida criolla (debido a los colonizadores españoles), la nativa (a la cual pertenecen el mate y la mayoría de las comidas elaboradas con maíz, porotos, papa y mandioca como base principal), la africana subsahariana (como el consumo de achuras y mondongo) como consecuencia de las personas llevadas como esclavas desde África al territorio que actualmente es Argentina, la española y la italiana (como consecuencia de las masivas inmigraciones de ese origen a la Argentina.

 

Un factor determinante para su gastronomía es que Argentina resulta ser uno de los mayores productores agrícolas del planeta. Es un gran productor de trigo, poroto, choclo o maíz, carne (en especial vacuna), leche y, desde 1970, también gran productor de soja, aunque esta leguminosa no ha logrado la aceptación popular.


Existen comidas argentinas comunes en toda la extensión del país, como asados y el chimichurri, los churrascos y milanesas, el dulce de leche, los alfajores, las empanadas de carne, el locro, el puchero, el guiso carrero con fideos, el guiso de arroz y el mate, especialmente el amargo.
Es así que son numerosos los beneficios de estas preparaciones si hablamos de deportes.
Cada deporte necesita una alimentación diferente y un aporte concreto de nutrientes. No es lo mismo correr dos veces por semana que ser deportista de elite.

 


No sólo dependerá del tipo de ejercicio o del gasto calórico, sino también de tus objetivos, adelgazar, ganar masa muscular, recuperar fuerza.
- La dieta base de un deportista no debe basarse exclusivamente en proteínas para el músculo.
- Para un entrenamiento de fuerza exhaustivo, se reforzarán las proteínas.
- Para una competición de resistencia (que implique velocidad) se llevará una dieta de preparación con mayor acúmulo de energía: carbohidratos para evitar carencias.

 


- Durante una prueba o competición se tendrá en cuenta el gasto concreto y se reforzará el aporte de líquidos.
- Durante el período de recuperación se restablecerán los nutrientes perdidos tras un esfuerzo máximo.
Salir a practicar deporte intenso tras un ayuno de 8 horas no es lo más recomendable.
Una alimentación sana y equilibrada para un deportista, de igual modo que para el resto de los seres humanos debe ser completa y variada, para poder introducir el máximo de ingredientes posibles y evitar carencias nutricionales.

 


Pero los deportistas tienen que hacer especial hincapié en alimentar el músculo y conseguir energía de forma rápida, por lo que deben prestar atención a los carbohidratos complejos, que mantengan la potencia estable y a las proteínas que el músculo utiliza como alimento.
Si sos deportista tu dieta debe contener los siguientes ingredientes:
-Cereales integrales, como arroz, pasta, pan o cereales de desayuno, que contengan fibra para eliminar toxinas y regular el tránsito y aporten los hidratos de carbono complejos como principal fuente de energía. Consumir todos los días.

 


-Proteínas en forma de carne blanca, como pollo, pescados que no contienen grasas y se digieren fácil, tipo merluza, pescados de mar que aportan ácidos grasos esenciales, como salmón o sardinas, y que ayudan a recuperarse tras el esfuerzo, y huevos que contienen proteínas de gran valor biológico y aceleran el metabolismo. Todos los días, dos porciones.

 


-Lácteos descremados, que además de proteínas y pocas grasas, son fuente importante de calcio y vitaminas, esenciales para el fortalecimiento y recuperación del sistema óseo y muscular. Leche, yogures y queso, no pueden faltar en la alimentación diaria. Dos o tres porciones al día.

 


-Frutas y verduras, que aportan agua, vitaminas y minerales imprescindibles para el correcto funcionamiento de todos los procesos del organismo. Contienen antioxidantes que protegen la piel y los tejidos y fibra, por lo que producen saciedad sin apenas aportar calorías. Cinco porciones al día.
-Frutos secos, tipo almendras o nueces que aportan energía y ácidos Omega 3 y 6, y que pueden completar un desayuno, media mañana o media tarde. Varias veces por semana.

 


-Al menos 2 o 3 litros de agua al día. Es la bebida estrella del deportista, necesaria para mantener hidratados los órganos de modo que los procesos se desarrollen con normalidad y evitar así la fatiga y la reducción del rendimiento que produce la deshidratación.

 


Como podrás ver, la nutrición y el deporte van de la mano. Una alimentación inadecuada: disminuirá tus energías, influirá en tus objetivos, disminuirá tu rendimiento, aumentará el riesgo de lesiones  interferirá en tu recuperación.
No es una broma. Pregunta a un profesional si necesitás un plan personal, porque de una nutrición completa puede depender tu éxito o fracaso en una competición.

 


No utilices suplementos sin consultar. Con una dieta completa es muy posible que no los necesites. Nunca pruebes un gel o una barrita o una bebida energética el día de la competición. Te puede sentar mal y echará por tierra todo tu esfuerzo.
Además de la alimentación, el descanso es vital para regenerar los músculos y recuperar la energía.
Los carbohidratos son los combustibles fundamentales para la competencia, la recuperación y el entrenamiento. Son los únicos capaces de dar potencia a ejercicios intensos durante períodos prolongados.

 


Un jugador de fútbol corre una media de 10 kilómetros por partido, aunque algún centro-campista llega a recorrer unos 14 de media, y queman entre 1.500 y 3.000 calorías por partido dependiendo del tamaño del futbolista y de la posición en la que jueguen. Además debe saltar, acelerar, girar, levantarse y realiza aproximadamente 1.000 metros de carreras intensivas.

 


La mayor reserva de carbohidratos se encuentra en los músculos en forma de glucógeno. El rendimiento de energía de reserva depende de: la intensidad del ejercicio, duración, estado de entrenamiento y dieta.

 


Por último, vale decir que cuando un deportista maximiza sus reservas de carbohidratos podrá realizar ejercicios por mayor tiempo y con más intensidad. Por Darío Ramírez. El Libertador