Mons. Castagna: ¿Qué hacer ante la insensibilidad moral y espiritual?

CorrientesHoy - 20/07/2019

 

“La visión cristiana de la vida nos impulsa, mediante la fe, a un compromiso con los hermanos más necesitados de Dios, a quienes los cristianos deben dar testimonio de su presencia viva, en Cristo resucitado”, recordó el arzobispo emérito de Corrientes, monseñor Domingo Salvador Castagna, en su sugerencia para la homilía.


El arzobispo emérito de Corrientes, monseñor Domingo Salvador Castagna, afirmó que “la fe nos conduce a la acción y nos compromete en la construcción del ‘mundo nuevo’ o Reino de Dios” y aclaró que esta novedad “no está sujeta a la ondulación emotiva y caprichosa de hombres y mujeres con poder, pero sin rumbo”.

 

“Como consecuencia, pocas iniciativas llegan a término, o concluyen en un fracaso decepcionante, hasta catastrófico. El drama cotidiano, tan explícito como un asalto a mano armada, se transforma en el caldo de cultivo de los mayores errores y desatinos”, advirtió, y agregó: “Nos acostumbramos a padecerlos y reproducirlos hasta el infinito”.

 

El prelado consideró que “su peor efecto es la insensibilidad moral y espiritual que parece afectar a sectores vastos de nuestra sociedad”.

 

“Jesús, mediante el don de su vida, vino a devolver la sensibilidad espiritual perdida. Suena a fábula, para los oídos - que no oyen - de muchos conciudadanos. Es deplorable que se difundan ciertas ideologías en pugna con los valores cristianos esenciales. En ocasiones, como las actuales, parecen ganar - el abismo y el caos - a la esperanza reconstructora”, sostuvo.

 

“La visión cristiana de la vida nos impulsa, mediante la fe, a un compromiso con los hermanos más necesitados de Dios, a quienes los cristianos deben dar testimonio de su presencia viva, en Cristo resucitado”, recordó.