Por Daniel Caram
Día del Trabajador

No es un 1 de Mayo más

CorrientesHoy - 01/05/2018

 
Este primero de mayo, no va a ser un día del trabajador más en la historia argentina. Lamentablemente esta fecha tan cara en el corazón de nuestro Pueblo, llega en plena época de crisis.
 

La suba de precios, el tarifazo, el ajuste del Gobierno, el tope al aumento de salarios, la caída de las ventas y la inestabilidad de la moneda, entre otros factores, atentan directamente contra los trabajadores y trabajadoras de este país.

 

Miles de familias hoy están atravesando la angustia del desempleo, la inestabilidad o la precariedad laboral, mientras la pobreza les golpea sus puertas. A la mayoría no les alcanza el sueldo para satisfacer sus necesidades, y posiblemente muchos no podrán hoy festejar como corresponde su día.

 

Si nos ponemos a pensar que en 1886 en Chicago, (Estados Unidos) un grupo de personas eran condenadas a la horca por pelear por la reducción de la jornada laboral de 12 y 16 horas a 8, parece una paradoja que hoy, en pleno 2018, los trabajadores se vean obligados a volver a sumarse más horas de labor para poder llegar a fin de mes. Y algunos ni siquiera tienen la posibilidad de elegir.

 

Entonces la conclusión es que hoy, no es un día de festejos sino de reflexión, y de unidad. Aprovechemos para compartir lo poco o mucho que tenemos junto a quienes más valoramos: la familia y nuestros compañeros y compañeras.

 

Reflexionemos entre todos sobre las necesidades que tenemos como sociedad. Pensemos cómo recuperar ese espíritu de victoria, esa sensación de bienestar que nos llega cuando la economía marcha hacia adelante. Cuando en el país hay trabajo pleno, cuando florecen derechos y garantías para todos. Debemos juntarnos y decidir cómo defender y recuperar las glorias que supimos conseguir a lo largo de la historia, con lucha obrera y de la mano de Gobiernos que actuaron en favor del Pueblo, desde Juan y Eva Perón hacia adelante. 

 

Por eso deseo que de aquí en más nunca falte un pedazo de pan en la mesa de cada argentino, especialmente en mi provincia, Corrientes, una de las que más necesidades tiene. Y para que cada trabajador y trabajadora, sea capaz de discernir que juntos podemos Volver a Creer. 

 

Mi saludo, mi abrazo, compañeros y compañera!